Search

¡Ya lo logró! Tiene nuevas llaves, ¡llaves de la casa! Pero antes de concentrarse directamente en decisiones críticas como dónde va el televisor, debe comprender su responsabilidad con respecto a su nueva vivienda. Convertirse en propietario es emocionante, pero es mucha responsabilidad y trabajo duro. Ya no tienes que esperar a que el propietario arregle el grifo que gotea, pero también usted tiene que arreglar el grifo que gotea.

Cuando firma su hipoteca al momento del cierre, compromete su casa como garantía para su préstamo. Usted tiene la responsabilidad de asegurarse de que su propiedad mantenga su valor como garantía para su préstamo. Y, por supuesto, su hogar es más que una buena inversión financiera; es su castillo, su refugio y un factor importante en su calidad de vida. Entonces, ¿por qué no querría mantenerlo en la mejor forma posible?

El mantenimiento de rutina ayudará a mantener su vivienda en buenas condiciones, pero cada propietario eventualmente enfrentará reparaciones inesperadas. Aprenda sobre los sistemas mecánicos y la construcción de su vivienda para que pueda planificar y presupuestar su mantenimiento.

Y en el proceso de hacer de su casa un hogar, probablemente encontrará al menos algunos proyectos de mejora que desea hacer. Deberá calcular el costo, la urgencia y el tiempo de mantenimiento, reparaciones y estos proyectos de mejora.

Priorizar las mejoras

¿Que hacer primer? Es tentador realizar mejoras cosméticas, como reemplazar los tratamientos de pared o el piso, porque estos cambios son los más visibles.

Pero parte de la responsabilidad de ser propietario de una casa es priorizar sus proyectos y considerar las mejoras que probablemente aumentarán el valor de su vivienda o disminuirán sus gastos.

Por ejemplo, puede ser mejor reemplazar un horno de aceite envejecido con un horno de gas con ahorro de energía antes de poner alfombras nuevas en la sala de estar. Adelántese y haga un presupuesto para problemas serios como un techo con goteras o un calentador de agua en proceso de extinción, que será más importante que las mejoras cosméticas.

La mejor manera de adelantarse a los problemas es inspeccionar su vivienda regularmente y realizar ciertas tareas de mantenimiento de rutina. Nuestra Sugerencias para el mantenimiento detalla los artículos que debe inspeccionar. También describe algunas tareas de mantenimiento específicas que deben realizarse y la frecuencia con que debe hacerlas.

Si tiene las habilidades para hacer parte o la totalidad del trabajo usted mismo, querrá considerar el costo de cualquier herramienta o material que necesitará. Si usted no es especialmente habilidoso, puede usar esta lista de verificación para calcular el trabajo que tendrá que realizarse, así también puede presupuestar lo suficiente como para contratar a alguien para que lo haga.

¿Hágalo usted mismo o llama a un profesional?

Puede ahorrar dinero aprendiendo a hacer reparaciones básicas en el hogar. Los cursos de reparación de viviendas generalmente se ofrecen a través de clases de educación para adultos en escuelas públicas, universidades técnicas locales, programas de extensión universitaria u organizaciones sin fines de lucro.

Incluso si es habilidoso, probablemente necesite emplear a un carpintero, plomero, electricista, reparador de electrodomésticos o contratista de calefacción/refrigeración eventualmente. Pida referencias a familiares, amigos y vecinos. Entreviste a 3 o 4 contratistas de cada oficio. Compare experiencia, precios, pólizas, personalidad y disponibilidad. Si bien el precio debe considerarse, no lo convierta en el único factor para seleccionar un contratista.