Ser un propietario de una vivienda de manera fiscalmente responsable comienza con pagar su hipoteca a tiempo, todo el tiempo, pero eso es solo el comienzo de la protección de su inversión. La mejor manera de estar preparado para los costos esperados e inesperados de ser dueño de vivienda es continuar con el presupuesto y ahorrar.

Asegurar su vivienda

Como requisito de su préstamo hipotecario, probablemente tuvo que obtener un seguro de dueño de vivienda.

En algunos casos, los prestamistas reservaran el dinero del pago de su hipoteca cada mes para cubrir la renovación anual de la prima del seguro de propietarios de vivienda. Pero si su prestamista no reserva dinero para renovar su seguro de propietario de vivienda, debe sumarlo a su presupuesto y ahorrarlo por su cuenta.

Deseará revisar ocasionalmente sus niveles de cobertura para asegurarse de que su hogar esté adecuadamente protegido.

Presupuesto para mantenimiento

El mantenimiento de rutina, las reparaciones inesperadas y los proyectos de mejora, además de su nuevo pago de la hipoteca, requieren que haga un presupuesto y ahorre con regularidad. Deberá conocer cuánto costará mantener los sistemas mecánicos y la construcción de su hogar para que pueda hacer el presupuesto para su mantenimiento. Las reparaciones que ocurren después de firmar los documentos de cierre generalmente no son responsabilidad de los propietarios anteriores.

También puede enfrentar algunos gastos iniciales que posiblemente no haya pensado, como:

  • Equipo para el césped y jardín
  • Equipo para retirar la nieve
  • Control de plagas
  • Herramientas eléctricas
  • Equipos domésticos
  • Contenedores de basura
  • Cargos por recolección de alcantarillado, agua y/o basura

Continuar completando su Planificador de gastos mensuales lo ayudará a planificar y ahorrar para mejoras y reparaciones en la vivienda.


Establecer una reserva para un día lluvioso

Nadie que compra una vivienda quiere pensar en perderla. Pero la realidad es que las recesiones, los despidos, las enfermedades, las lesiones o las muertes podrían afectar drásticamente el panorama financiero de cualquier persona con poca o ninguna advertencia.

Los expertos sugieren que construya una reserva de 3 a 6 meses de gastos de vida. No sucederá de la noche a la mañana, pero debe establecer su reserva tan pronto como sea posible una vez que tenga una vivienda.

Es muy importante seguir manteniendo un presupuesto una vez que sea dueño de su vivienda. Siga usando el Planificador de gastos mensuales, especialmente si hay un cambio en su situación financiera. Controle sus facturas mensuales y use las tarjetas de crédito con prudencia.

Obtener ayuda para los problemas financieros

Si experimenta dificultades financieras inesperadas, no tenga miedo de pedir ayuda. Lo peor que puede hacer es esperar hasta que esté tan retrasado en sus pagos que sus acreedores recurran a las agencias de colección.

Si no puede realizar su pago hipotecario mensual, lo mejor que puede hacer es ponerse en contacto con su prestamista. Muchos prestamistas trabajarán con los prestatarios que tienen un buen historial de pagos para organizar un plan de pago reducido temporalmente hasta que vuelvan a levantarse. También puede comunicarse con un asesor financiero profesional o una agencia de asesoría sobre créditos y presupuestos si necesita ayuda para desarrollar un plan de reducción de deuda/presupuesto.