Para comprar una casa, su solvencia crediticia es clave. Su prestamista revisará su crédito cuando usted solicite una hipoteca, y lo que encuentren determinará si usted es aprobado y la tasa de interés que se le cobrará. Revisar su propio historial y solvencia crediticia le ayudará a saber cómo los prestamistas podrían evaluarlo y si necesita tomar medidas para mejorar su crédito.


¿Qué es el crédito?

El crédito le permite obtener algo ahora por poco o nada de dinero de su bolsillo, y pagarlo durante un período específico de tiempo.

Existen dos tipos de créditos:

  • El crédito abierto se extiende de forma continua, pero generalmente con un límite de cuánto puede pedir prestado. Sí, estamos hablando de las tarjetas de crédito, como VISA® y MasterCard®. También se conoce como "crédito revolvente" porque a medida que reembolsa el saldo adeudado, el crédito hasta un límite específico está disponible para su uso nuevamente.
  • El crédito cerrado se extiende de manera única y limitada, como el de un automóvil o préstamo personal. Aunque aún pueda tener una relación positiva con el prestamista después de pagar la obligación, igual deberá recalificar cada vez que desee otro préstamo.

Obtener crédito

Aquellos que conceden el crédito se llaman acreedores, más comúnmente, grandes almacenes, compañías financieras, compañías petroleras, cooperativas de crédito, bancos comerciales y compañías de tarjetas de crédito. Los acreedores miran 2 cosas cuando deciden si conceden el crédito:

  • Usted como un riesgo de crédito. Cada acreedor tiene diferentes formas de evaluar las solicitudes de crédito. La mayoría revisa varios factores para evaluar la probabilidad de que usted pague el monto prestado durante un cierto período de tiempo. Estos factores incluyen:
    • Ingresos
    • Duración del empleo
    • Cuánto tiempo usted ha vivido en la misma residencia
    • Historial de crédito anterior
    • Monto de las deudas pendientes
    • Estabilidad de sus cuentas de cheques y de ahorro
    • Número de dependientes
  • El colateral que usted está comprando. Básicamente, cuanto mayor sea la compra, mayor será el escrutinio en su historial de crédito y su capacidad de pago. Si usted no paga lo que ha comprado con crédito, es más fácil para un acreedor recobrar artículos como muebles y electrodomésticos que embargar una casa. Los acreedores aún pueden otorgar crédito a personas con una capacidad cuestionable de pagar cuando se trata de compras como refrigeradores y sistemas de entretenimiento.

    Pero cuando una casa se ha registrado como colateral para un préstamo, el proceso de embargo puede ser costoso y consumir mucho tiempo. El prestamista asume una mayor cantidad de riesgo a una tasa de interés más baja. Por lo tanto, el prestamista lo evaluará más detenidamente a usted y a su historial de crédito cuando intente comprar una casa. Lamentablemente, aquí es donde algunas personas aprenden su primera lección de crédito real, cuando el crédito es realmente importante, porque se sorprenden al descubrir que se les ha denegado con base en su historial de crédito.

Establecer un buen historial de crédito

 Establecer un buen historial de crédito es realmente bastante simple:

  • Abra una cuenta de cheques y de ahorros. Mantenga su cuenta de cheques con suficiente dinero para cubrir todos los gastos regulares. Haga depósitos regulares en su cuenta de ahorros para establecer un historial de ahorros.
  • Solicite crédito gradualmente. Una vez que sus cuentas de cheques y de ahorro estén en buen estado de funcionamiento, solicite crédito a través de un banco importante o tiendas minoristas. Utilice las tarjetas de crédito de la tienda minorista con prudencia: son más fáciles de adquirir con poco o ningún crédito que una tarjeta de crédito de un banco, pero a menudo vienen con tasas y tarifas más altas.
  • No solicite más crédito de lo que puede administrar. Una tarjeta de crédito le otorga crédito tan pronto como su solicitud haya sido aprobada. Es posible que desee comenzar utilizando crédito solo para gastos mensuales regulares, como su teléfono celular y facturas de energía. Sabrá cuánto necesita cada mes para pagar su tarjeta de crédito en su totalidad, y construirá un historial de crédito simplemente cubriendo sus gastos regulares.
  • Haga pagos regulares por los productos o servicios que compre con crédito. Cada vez que hace un pago, está construyendo un historial de crédito favorable.

Proteger su buena solvencia crediticia

La falta de pago del crédito concedido según lo acordado es donde la mayoría de la gente se mete en problemas.

  • Los pagos atrasados afectan su historial de crédito. No importa que el saldo de la tarjeta de crédito sea de solo $5, o que el pago sea solo un día tarde, o que pague la tarifa por pago atrasado. La falta de pago a tiempo pondrá una marca negra en su historial de crédito que puede durar un año o más.
  • Los pagos mínimos son otro asunto problemático. Hacer el pago mínimo es solo eso: el mínimo indispensable. Eso aporta muy poco para reducir su deuda pendiente. Mientras tanto, los intereses y las tarifas anuales pueden sumarse significativamente con el tiempo. Resulta ideal que pague por completo el saldo de su tarjeta de crédito todos los meses.
  • Use el crédito de manera efectiva. Determine cuánto crédito puede pagar cómodamente. Desarrolle un presupuesto familiar: una lista detallada de sus ingresos y gastos. Esto le ayudará a saber cuánto puede comprar cómodamente a crédito y aún pagar el saldo a fin de mes. Evalúe las compras más grandes (aquellas fuera de su presupuesto familiar normal) según la necesidad, y cree un programa de pagos para asegurarse de que la deuda se pague rápidamente.
  • Pedir ayuda. Si experimenta dificultades financieras inesperadas y comienza a atrasarse en los pagos, comuníquese con sus acreedores de inmediato; es posible que deseen trabajar con usted en un plan de pagos reducidos que lo ayude a recuperarse y le ocasione el menor daño posible a su historial de crédito.

Reparar el crédito

Puede tomar algún tiempo, pero el mal crédito puede ser reparado. Una vez que comience a hacer pagos regulares a tiempo y desarrolle ese historial positivo, su situación crediticia mejorará y se verá más atractiva para los futuros acreedores.

Es posible que desee ponerse en contacto con un asesor financiero profesional o una agencia de asesoría sobre créditos y presupuestos, si necesita ayuda para desarrollar un plan de presupuesto o de reducción de deuda.