La Ley de Equidad de Vivienda protege sus derechos como comprador de vivienda.

Al comprar una hipoteca y avanzar en el proceso de la hipoteca, nadie puede tomar ninguna de las siguientes medidas en función del sexo/género, origen nacional, religión, raza o color, estado familiar o discapacidad:

  • Negarse a hacer un préstamo hipotecario
  • Negarse a dar información sobre préstamos
  • Imponer diferentes términos o condiciones de un préstamo, como diferentes tasas de interés, puntos (que son un cargo único del prestamista y equivale a 1% del préstamo) u otros honorarios*
  • Discriminar al evaluar propiedad
  • Negarse a comprar un préstamo
  • Establecer diferentes términos o condiciones para comprar un préstamo

* Los préstamos hipotecarios predatorios generalmente incluyen tarifas de préstamos excesivas o innecesarias. A menudo se dirige a las comunidades de mercados emergentes, incluidas las minorías, las familias de bajos ingresos y las personas con historiales de crédito débiles, o imperfectos no tradicionales. Esta práctica agota la riqueza de las familias y las comunidades, destruye los beneficios de la propiedad de vivienda y, a menudo, conduce a la ejecución hipotecaria. Pregúntele a su prestamista acerca de sus políticas de vivienda justa y antidepredatoria. Si siente que se han violado sus derechos, comuníquese con:

Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU.
Oficina de Equidad de Vivienda e Igualdad de Oportunidades
451 7th St., SW
Washington, DC 20410-2000
Teléfono: 1-800-669-9777(presione 2) Fax: (202) 708-1425
TTY 1-800-927-9275

Para detalles sobre la Ley de Equidad de Vivienda, vaya a hud.gov/espanol.